Actualidad

Un espacio para la lectura

Por todos es conocido que algunos de los alimentos que solemos consumir contienen un alto valor calórico, pero no en todos los casos es cierto.

Vamos a desmentir algunos mitos que se conocen popularmente para aprender qué engorda realmente, y qué no.

    Las vitaminas abren el apetito y engordan.

Esto es totalmente incierto ya que las vitaminas son necesarias para nuestro cuerpo y el hecho de no consumirlas hace que podamos padecer graves enfermedad. Es preferible tomarlas en alimentos naturales que en preparados farmacéuticos.

    La pasta engorda

La pasta es un alimento necesario que contiene hidratos de carbono y se debe tomar con frecuencia. Lo que engorda es el condimento que a esta se le echa como pueden ser quesos o natas.

    El pan integral o con cereales no engorda

Prácticamente contienen el mismo valor calórico que los que no son integrales. Su principal diferencia es que al poseer un alto contenido en fibra, hace que el cuerpo lo tolere mejor y sobre todo, nos ayude con problemas intestinales.

    Beber agua engorda

El agua no tiene ningún valor calórico por lo que no es posible que engorden. Las bebidas que sí engordan son azucaradas, refrescos o colas.

    El ejercicio físico da más hambre y, por tanto, se gana lo que se pierde

El ejercicio físico es bueno y saludable. Es cierto que después de practicarlo se tiene más apetito pero controlando lo que comemos no tiene por qué engordar.

    El aceite de girasol o soja engorda menos que el de oliva

Este tipo de aceites son muy saludables aunque no poseen las cualidades nutritivas que contiene el aceite de oliva. Todos tienen el mismo contenido calórico: 90 calorías por cada cucharada.

    Las patatas engordan mucho

15Lógicamente, si las consumimos fritas sí tienen un alto contenido calórico, pero si las comemos asadas o hervidas es muy difícil que estas engorden.

    La leche de almendras es muy buena para la alimentación infantil

Las leches de tipo vegetal tienen menos nutrientes que la leche de vaca. A no ser que se trata de un caso de alergia o intolerancia, los niños deberían consumir un tipo de leche animal.

    Frutas como el plátano o la uva, engordan

El plátano o la uva tienen casi el doble de calorías que la manzana, la naranja o la pera (plátano 83 calorías y la uva 62 calorías) pero estas se pueden tomar a modo de postre sin ninguna limitación ya que son una fuente muy alta de vitaminas necesarias para los más pequeños.

    Los niños toman golosinas solo por la tarde

Este tipo de azúcares con adictivos y, probablemente, una vez empiezan a consumirlas no se van a dejar de tomar. Es preferible que consuman algún dulce de estilo casero, que gominolas industriales.

logo